Instituto Heráldico de Buenos Aires
  Artículo sobre Heráldica
 




EL SEGUNDO ESCUDO DE ARMAS DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Por don ARNALDO IGNACIO ADOLFO MIRANDA*

*Educador, historiador e investigador. Presidente de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires y de la Confederación Nacional de Juntas de Historia de las Provincias Argentinas, autor de numerosos libros y ensayos acerca del pasado regional y nacional. Miembro fundador de la Academia de Historia de la Ciudad de Buenos Aires. Secretario General del Instituto Heráldico de Buenos Aires. Galardonado “Historiador Porteño 2003”

Luego de unos meses de establecida la ciudad de La Trinidad en el Puerto Nuestra Señora Santa María de los Buenos Aires, el fundador don Juan de Garay dispuso los menesteres necesarios para complementar y afianzar dicho acto fundacional. Ello tuvo lugar durante la segunda quincena del mes de octubre del año 1580 siendo el escenario de los hechos el flamante Cabildo de la ciudad.

De tal forma en las actas capitulares de los días 17 y 24 de octubre de 1580 figuran los repartos de solares, chacaras y estancias a los primeros pobladores, mientras que en la del 20 del mismo mes y año se señala el Santo Patrono (San Martín de Tours) y el Escudo de Armas, constando el mismo de “un águila en sable (negra) pintada al natural con su testa coronada y cuatro hijos debajo demostrando que los cría; con una cruz de gules (colorada) saliendo de su mano derecha y subiendo más alta que la corona, semejante a la de Calatrava, todo sobre campo de plata (blanco)”.

Sin entrar al estudio de las motivaciones que impulsaron a Garay en la elección de este blasón diremos que el mismo jamás se utilizó en documento alguno siendo aprobado por una provisión del Consejo de Indias recién el 20 de septiembre de 1591.

La única referencia conocida acerca de este escudo se encuentra en la sesión del Cabildo del 26 de octubre de 1615 donde se lo menciona pero habiéndose sustituido el águila por un pelícano.

Dado que algunas de las actas capitulares correspondientes a los primeros treinta años de vida de nuestra ciudad se han extraviado no se poseen mayores datos acerca de la utilización del aludido blasón. Quizás su uso se haya desvirtuado basado en el hecho de no haberse recibido respuesta de la metrópolis autorizando lo dispuesto por el fundador, sino hasta once años más tarde y a la desaparición de Garay en 1583.

Lo cierto es que hacia el año 1646 se hizo cargo del gobierno de la provincia don Jacinto de Láriz, Caballero de la Orden de Santiago de Compostela, quien pese a tener un gobierno bastante complicado por distintos incidentes mantenidos con la autoridad eclesiástica, tuvo algunas iniciativas de importancia para la ciudad. Entre ellas mencionamos el hecho de dotar a Buenos Aires de un Escudo de Armas “….atento no poseerlo hasta el presente….”, decía el gobernador en su exposición ante el cuerpo concejil.

De tal manera en la sesión capitular del 5 de noviembre de 1649 se aprobaron las armas de la ciudad en los siguientes términos: “en el jefe (parte superior) la Paloma del Espíritu Santo en halo, mirando a la siniestra; en la punta (parte inferior) y en la superficie del río de aguas rizadas, un ancla de gran tamaño con cepo y arganeo, recostada sobre su flanco derecho. Ostentado en su bordura con abreviaturas en monograma en algunas de las sílabas de sus palabras el nombre de la ciudad: CIVDAD DE LA TRINIDAD PVERTO DE BVENOS AYRES”.

Este blasón, el segundo que ostentó la ciudad tampoco perduró en el tiempo tal como fue creado dado que hacia 1744 al confeccionarse un nuevo dosel en el que figuraron las armas de la ciudad, las mismas se componen de las armas de España, adornadas con la Orden del Toisón de Oro y pendiendo de esta un blasón de nuestra ciudad de similares características al de 1649 aunque en su bordura aparece la leyenda: “LA MUI NOBLE Y LEAL CIVDAD DE LA SANTISIMA TRINIDAD Y PVERTO DE SANTA MARIA DE BVENOS AYRES”.

Sucede pues que por Real Cédula del 5 de octubre de 1716 nuestra ciudad fue distinguida con los títulos de “Muy Noble y Muy Leal”, lo cual explica este agregado en la simbología empleada en 1744.

Luego hubieron otros blasones hasta llegar al actual pero esta circunstancia no forma parte de este opúsculo.

La Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires, entidad instalada públicamente el 11 de noviembre de 1968, adoptó a este segundo Escudo de Armas de la Ciudad como emblema institucional utilizándolo en toda su documentación.

REFERENCIAS:

* DÍAZ DE GUZMÁN, Rui: Historia Argentina del descubrimiento, población y conquista de las Provincias del Río de la Plata. Editorial Plus Ultra, Buenos Aires, 1969.-

*INSTITUTO HISTÓRICO de la Ciudad de Buenos Aires: Manual Informativo de la Ciudad de Buenos Aires. Edición Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, 1981.-

*MIRANDA, Arnaldo Ignacio Adolfo: La familia Garmendia y sus descendientes en las Provincias del Río de la Plata. Sociedad Argentina de Historiadores, Buenos Aires, 2007.-
 
  89150 visitantes  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=